A BALÓN PIÉ!

MESSI “LA PULGA” NO PARA

A estas alturas no hay duda de que Leonel Messi es uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos. Y es probable que, en el que —tal vez— podría ser su último Mundial, siga batiendo records y haciendo historia.
Ya por el hecho de presentarse en el próximo campeonato del mundo, en Qatar, se convertirá en el jugador argentino con más presencia en dicha competición. En esta cita mundialista en tierras qataríes llegaría a su quinto Mundial, superando a Maradona, que jugó en 1982, 1986, 1990 y 1994, y a Mascherano (2006, 2010, 2014 y 2018).
Todo comenzó con un joven Messi, allá por 2006, cuando fue exilado al banco en aquel partido ante Alemania por cuartos de final. Luego, daría el presente en Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018. Con 19 partidos, la Pulga es el tercer jugador argentino con más encuentros en Copas del Mundo por detrás de Maradona (21) y Mascherano (20). Jugando los tres partidos de primera ronda habrá superado a Pelusa en este ítem.
Asimismo, podría convertirse en el futbolista más joven en llegar a jugar cinco mundiales. El rosarino llegará a Qatar con 35 años, superando a Gianluigi Buffon, quien jugó su quinto Mundial con 36. Y, también, estaría a seis partidos de alcanzar al alemán Lothar Matthaus como el jugador con más partidos jugados en el mundial, que suma 25. Messi, con 19 partidos jugados, podría incluso superarlo si llega a las semifinales: ganando o perdiendo en esa instancia jugará siete partidos y alcanzará los 26 encuentros.
Por otro lado, aunque más difícil de lograr, otra marca que podría romper el argentino es la de ser el máximo goleador de la historia de los Mundiales. Difícil, porque el alemán que ostenta esa marca, Miroslav Klose, tiene en su haber 16 tantos, 11 más que Messi.
Sin embargo, pensando en ser el máximo goleador de la Albiceleste, los números no parecen tan lejanos. Ese registro está hoy en poder de Batistuta, con 10 tantos. Lio tiene seis conquistas con la celeste y blanca: una en Alemania 2006, cuatro en Brasil 2014 y otra en Rusia 2014.
En sentir de este servidor, la Pulga ha demostrado no querer dejar para nadie en la historia del fútbol (claro, de manera inconsciente), y en este Mundial no hará una excepción.