Allyson Felix irá a sus quintos Juegos Olímpicos

Allyson Felix remontó desde el quinto puesto en la recta final para quedar segunda en el campeonato clasificatorio de Estados Unidos. Le valió la oportunidad de ir a Tokio en busca de una décima medalla olímpica y romper un empate con la jamaiquina Merlene Ottey como las mujeres más laureadas en el atletismo de los Juegos.

Al tocarle correr desde el extremo de la pista, en la calle 8, Felix arrancó a todo vapor, ubicándose primera tras los 100 metros. Paulatinamente, fue perdiendo terreno y retrocedió al tercer lugar, a duras penas sosteniéndose. En una de las mejores demostraciones de su trayectoria deportiva, pudo acelerar una vez más para superar a la mitad de las rivales.

Felix, madre a los 35 años, cronometró 50.02 segundos, 24 centésimas detrás de Quanera Hayes y una centésima por delante de Wadeline Jonathas.

La travesía de Felix en el atletismo ha tenido todo tipo de desafíos desde que irrumpió hace dos décadas como la nueva gran velocista de Estados Unidos.

Entre ellas las complicaciones del parto de Camryn, su hija de dos años, que tuvo que pasar tiempo en una unidad de cuidados intensivos tras el nacimiento. También se abocó en una cruzada por las mujeres en el atletismo, muchas de ellas que son olvidadas por los patrocinadores tras un embarazo.

Nike la rechazó por estar embaraza. Ella volvió con su cicatriz de cesárea y se dirige a sus quintos JJOO con su hija y esta vez usando su propia marca. 

LGS/LOrtega