Los eSports como promesa multimillonaria

La discusión de si son considerados deportes o no, se mantiene, el debate solo terminará cuando se demuestre los deportes electrónicos son tan válidos como la natación, o cuando se ganen un lugar considerable en la sociedad deportiva, claro está, apreciados desde su dimensión «electrónica».

Pero la industria que se cuece detrás de las competiciones y las caras conocidas en la comunidad de gamers está muy lejos de estimarse como pequeña o naciente, puesto que según la empresa analítica de mercado y videojuegos Newzoo, afirmó a través de estadísticas que el sector de los eSports generará más de 175.000 millones de dólares en ingresos en todo el mundo este año.

En la página de inicio de Newzoo, se presenta una serie de secciones relativas al mundo de los eSports de forma bastante amplia, diviendo las categorías en: Desarrollo de juegos, hardware y periféricos; marcas, deportes y medios de comunicación; telecomunicaciones y servicios móviles; finanzas y asesoría. Abriendo una serie de categorías que permite entrever la realidad de la industria… muchos símbolos de dólar implicados.

La oferta laboral en los eSports es una verdad dascinante, el sitio web Hitmarker se promociona como una plataforma que combina videojuegos con trabajo, teniendo en la barra del menú principal la opción de: «encuentra trabajo». El mundo de los eSports, o como lo mencioné en la columna anterior de forma más específica, el exoesqueleto de los deportes electrónicos se compone de una serie de estructuras tan vastas como capitalizadas.

Hitmarker cuenta con más de 400 vacantes en empleo actualmente, Skillz, una empresa que cotiza en bolsa y que integra torneos y funciones sociales en los juegos para smartphones, fue la segunda empresa que más puestos de trabajo publicó, con 91 vacantes.

Semper Victores Esports, una organización que cuenta con equipos en títulos como Rocket League y Call of Duty, le siguió con 81 puestos publicados, mientras que la empresa de medios Dexerto y el organizador de torneos ESL empataron en el quinto puesto con 55 anuncios

Rivalry es un sitio web de apuestas online, que anuncia lo siguiente en su página principal:

«APUESTA EN LOS MEJORES JUEGOS EN ESPORTS Con cientos de partidos al día, Rivalry es el lugar donde meterte en la acción y hacer los esports que amas aún más divertidos»

Y sí, más abajo colocan:

«¿DEPORTES? ¡SÍ! ¡TAMBIÉN TENEMOS DE ESO! Como los esports, pero con pelotas, en la cancha y todo eso. Apuesta en las mejores ligas de deportes de todo el mundo.»

El que esté encargado del marketing de este sitio merece un premio, qué manera tan jocosa de hacer evidente una realidad como los eSports contrapuestos a los deportes reales «como los esports, pero con pelotas, en la cancha y todo eso» obviando de forma magistral la definición convencional de deportes, asumiendo que el lector no se halla tan compenetrado al deporte como al esport.

En Rivalry las apuestas en deportes electrónicos varían de 15 a 10,000 dólares.

En esta industria también se encuentran los muy populares en España, bares-gaming, que combinan el concepto clásico de la restauración con los videojuegos. Son establecimientos en los que la carta de comidas y bebidas comparten protagonismo con consolas, ordenadores y torneos de esports.

Los productos tampoco se quedan atrás, y aunque hay cientos de ideas rebuscadas de ítems vendidas a los jugadores de videojuegos como si fuesen indispensables, esta vez cierro el recorrido citando a las E-Sports Finger Sleeves de Black Shark, que según los creadores son «fundas compuestas de fibra de carbono y spandex, elementos altamente conductores y que mejoran la precisión en pantallas táctiles.»

O en otras palabras, fundas para dedos a 9 dólares el par.

Quizás la insistencia de ser considerados deportes recae en la potencialidad económica de los eSports, y que su desarrollo pleno en los próximos años será algo digno de analizar.