Phoenix resuelve un final de infarto y pone el 2-0

Qué partido se ha vivido en Phoenix. Tensión, emoción, fallos inesperados, polémica.  No ha faltado un solo ingrediente en el segundo encuentro de una serie que ha servido para que los Suns pongan el 2-0, con DeAndre Ayton como héroe, y empiecen a vislumbrar sus primeras Finales desde 1995.

Empecemos por el final. Con 93-90 en el marcador para los Suns y apenas tres minutos para la conclusión del encuentro, Jae Crowder atrapaba un rebote, pero veía como, rápidamente, las manos de Paul George llegaban al balón. Los árbitros concedieron tiempo muerto al jugador local considerando que lo había solicitado antes de la acción de su rival.

Eso sí, pasaron más cosas. Mikal Bridges falló desde la esquina, pero la posesión fue para los Suns, Instan Replay (cómo no) mediante. Y con 0,9 segundos para el final, Crowder se la ponía arriba a Ayton y éste machacaba mientras sonaba la bocina. Zubac no llegó, pero por algún que otro motivo: dos agarrones primero de Ayton y un bloqueo en movimiendo desvergonzante de Booker permitieron que llegara hasta la canasta.

Todavía les sobraron 0,7 segundos a los Clippers, algo que los árbitros concedieron tras revisar (otra vez) el Instant Replay. Sin tiempos muertos para un Tyronn Lue que sacó lo mejor de gente como Reggie Jackson (19 puntos y 5 rebotes), la misión era prácticamente imposible, encima sacando desde su propio campo.

nbamaniacs/lgs/Guillen