Pippen la otra cara de la moneda

El otrora alero de los Chicago Bulls regresa pero esta vez no atacara el aro        

Scotty Maurice Pippen miembro de una de las más gloriosas dinastías en toda la historia de la liga de los gigantes la NBA , vuelve a la palestra pública con su auto biografía ‘Unguarded’.

Scotty quien en su tiempo defendiera el dorsal número 33, desmiente la versión de su Majestad Michael Jordan en the last dance , afirmando que él era el líder real de ese conjunto que alcanzo dos tricampeonatos, e indica que Michael manipulo la historia a su favor y pregunta «¿Qué es más fácil, jugar con una hernia discal o con algo de fiebre? No veo demasiados ‘Back games’, pero sí muchos ‘Flu games’. ¿La gripe? Vamos hombre…».

Pippen siempre ha estado bajo la sombra de M.J y siempre ha recibido el duro y molesto apodo de Robín, todo esto teniendo en cuenta que cuando M.J probo suerte en el Beisbol el no pudo llevar a los Toros revalidar su titulo.

Una novela que no parece terminar jamás a lo largo de los años, diversos episodios han marcado la carrera de Scotty pero una de las manchas más grandes que tiene en su carrera fue en aquellas semifinales de la conferencia, en donde Phil diseñó una jugada para que Kukoc tomara el tiro decisivo  y él no estuvo de acuerdo por ser el la estrella del equipo. Decidió no entrar.

En contra parte M.J dirigió a los bulls en la ronda regular de 1997 apoyándose en Rodman durante la ausencia de Pippen durante los primeros 35 juegos de esa temporada, por una operación en su pie.

Este nuevo encuentro entre los ex jugadores de los Bulls inicia con el documental the last dance en donde Pippen indica que Michael no solo le faltó el respecto a él fue a todo el conjunto , los cuales sintieron el menosprecio de M.J con la única finalidad de demostrar que él es mejor que Lebron James y no perder espacio.



Pippen ahora tiene la posesión con “Unguarded”

Uno de los momentos más oscuros de su autobiografía es cuando relata los momentos después de la muerte del padre de Michael «Cuando me enteré de la noticia, llamé a Tim Hallam, relaciones públicas del equipo… no podía llamar a Michael yo mismo porque no tenía su número. Además, tenía un grupo fuerte de apoyo a su alrededor y no necesitaba escucharme a mí».

Sobre todo esto Pippen luego describe que sería uno de los errores más grande que pudo haber cometido y de los cuales aún se sigue arrepintiendo.

Obviando la sustancial suma económica que le puede generar al número 33, se despide de su autobiografía con «Si no contara yo mismo mí historia, nadie más lo haría. O lo harían de una forma distorsionada».

LGS/DRamirezLugo